Los subjetivos y los subjetivistas.

 

Los subjetivos y los subjetivistas.

Todos somos subjetivos porque somos sujetos. De allí viene su sentido.

Y somos sujeto en relación con el objeto. La relación sujeto-objeto es un análisis muy interesante y eficaz para explicar diversos  temas.

En concreto lo podemos emplear para separar dos grupos de filósofos o pensadores, los que dan más importancia a lo objetivo o real y los que dan más importancia a lo que interprete el sujeto sobre esa realidad.

A los primeros los llamaremos objetivistas y a los segundos subjetivistas.

Lo que queremos marcar en esta ocasión es que pese a que todos somos subjetivos podemos intentar ser objetivos poniendo en juego los recursos intelectuales.

Mientras que el subjetivista es el que decide dar más importancia a lo que él quiere o decide interpretar por encima de lo que los sentidos le informan sobre el objeto. Es como una exageración del ser subjetivo.

Entre los objetivistas podemos nombrar a Parménides, Aristóteles, Tomás de Aquino, Etienne Gilson, Josef Pieper, Karol Wojtyla.

El objetivista no pretende negar la realidad subjetiva, pero reconoce que más allá de su conocimiento de lo que le rodea, es decir de la realidad que percibe, o sea del objeto de su conocimiento, está ese objeto allí, fuera de él, y que no depende de él para ser real, presente y existente con toda su realidad ontológica, que no depende de que él lo conozca para ser real.

Entre los subjetivistas estarían Heráclito, el sofista Protágoras cuando dice “el hombre es la medida de todas las cosas”, Platón, Descartes, Kant, Hegel, Marx, Nietzsche, Freud, Saussure, Derrida.

Los subjetivistas, cada uno por distinto y personal camino, aunque concatenados históricamente como eslabones de una cadena que pretende ser razonable, fundamentándose en sus antecesores, niega cada vez con más entusiasmo la posibilidad de que el hombre, es decir el sujeto llegue a contactar una realidad, es decir un objeto, que sea ajeno a su percepción y construcción subjetiva.

A fuerza de convencerse de que el sujeto es la única realidad, vienen a pretender realmente crear el objeto según su parecer, y por tanto arriban a una negación de la realidad externa a ellos¸ pretendiendo por tanto que es imposible acceder al objeto, o ser objetivista, negando en definitiva el objeto o la realidad misma, ya que ella es relativa a cada sujeto.

De donde los subjetivistas se convierten en relativistas respecto a todo, no solo la realidad, sino, la moral, la política, el arte estética, etc.

Las cosas no son blancas o negras cuando se trata de analizar el pensamiento de los autores nombrados o de cualquier otro. Pero sirve como referencia clara para orientar ese análisis.

En ambos casos simplificando mucho. Y a Perón lo ubicamos claramente entre los objetivistas, basta leer las 20 verdades o la Comunidad Organizada. Un objetivismo que es un realismo con fundamento filosófico y que es pragmatismo por tanto. Fue ese sentido práctico, sencillo que le llevó afirmar “que la única verdad es la realidad”.

Y nosotros por supuesto que también nos ubicamos entre los objetivistas.

La referencia es Carlos Cardona con su libro “Metafísica de la opción intelectual”, donde presenta la dicotomía entre realismo e inmanentismo.

Antonio Donato Puga.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin