Los Peronistas No Somos De Izquierda.

 

Los peronistas no somos de izquierda, porque tradicionalmente se ubican en la izquierda los panteístas ya sea hegelianos o marxistas, en todo caso materialistas y ateos o negadores de un Dios personal y creador.

No somos de izquierda porque no somos antropocéntricos como los cartesianos y kantianos, subjetivistas que se manejan con el prejuicio de que Dios no puede ser real y por tanto, sólo les queda el hombre como centro de su interpretación o explicación de todo y desembocan en los nihilismos nietzscheano o sartriano, los estructuralismos y constructivismos que no pueden dar sentido al hombre y se manifiestan en proyectos desestructurantes -siguiendo a Derrida- de lo que trabajosamente ha ido elaborando la humanidad y caóticos en los resultados que están a la vista., tanto en lo social como en lo moral.

No somos de izquierda porque no aceptamos la moral subjetiva, arbitraria y sin posibilidad alguna de ordenamiento civilizado y saludable para la humanidad, dado que nadie tiene autoridad sobre los demás para decir qué está bien y qué está mal.

Además, las izquierdas tradicionalmente han protagonizado regímenes de corte autoritario y limitante de las libertades individuales no sólo de expresión sino también de empresa y posesión de bienes, realidades humanas que se pueden moderar y gobernar o limitar pero no anular porque son propias de la naturaleza humana.

Y actualmente se manifiestan democráticas pero con una actitud beligerante y de violencia, alentando constantemente a la confrontación y a la violencia y en definitiva con el discurso y propuesta subyacente o explícito de revolucionar cambiar del todo lo establecido.

Esto de la mano  o como consecuencia del análisis dialéctico de lucha de clases como explicación de la historia, hegeliano-marxista, con la pretensión subyacente de que no hay decisión libre en el hombre, sino inevitable guerra fratricida, incapaz de contener el direccionamiento del amor.

Y Perón no fue conformista, cambió las cosas pacíficamente, dentro de las instituciones, en cuánto de él dependió, y habló de revolución y la hizo, pero sin violencia.

Y por fin no somos de izquierda por la agresión constante de las políticas antirreligiosas, descalificantes arbitrariamente por antiguas, medievales o autoritarias, identificándolas con personajes que no tienen porqué representarlas porque son de la política y no de la religión.

Y porque en definitiva con la actitud de confrontación y lucha, no puede haber nunca convivencia sino violencia. Y los peronistas queremos la felicidad de todos, no la guerra de todos.

Antonio Donato Puga Volpe.

DNI. 5071924.

Militante peronista. Afiliado al Partido Justicialista.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin