May 142018
 

Peronismo en Verdad se pronuncia sobre el aborto.

En vista que los políticos en general son tibios y ambiguos en este asunto,

y que lamentablemente los compañeros ejercen una prudencia de cálculo y no de estadista,

Peronismo en Verdad se pronuncia con claridad y contundencia:

Debemos cuidar a los dos,

sancionar en serio a los padres aborteros más que a las madres,

y promover políticas de estado en favor de la familia,

y el matrimonio  fundado en la fidelidad y la fecundidad,

porque eso es hacer patria y amar en serio.

Acompañamos a la Red Federal de Familias en sus proyectos de ley.

A continuación presentamos la ponencia que preparamos para el debate sobre el aborto:

La inmadurez de nuestra sociedad del aborto.

Antonio Donato Puga.

DNI n° 5.071.924

Licenciado en Psicología Educacional.

Profesor de Enseñanza Secundaria, Normal y Especial en Psicología y Pedagogía.

Coordinador de Peronismo en Verdad. www.peronismoenverdad.com.ar

 

 

Ponencia para la Psicología, en el debate sobre el

Proyecto de Despenalización del aborto.

 

No escuché en este debate la profundidad del problema.

Propuesto el debate sobre la despenalización del aborto, se van escuchando muchos argumentos, y no veo que se acceda a la profundidad del tema. Y no es precisamente si se está matando o no a una persona, porque eso no lo duda nadie por más que acepte abortar, aunque no están decididos a matar a sus hijos no nacidos la mayoría de los padres y madres puestos ante el dilema.

La verdadera grieta es el realismo adversario del inmanentismo.

El problema entonces es la verdadera grieta que este debate pone de manifiesto, y que no es la económica ni en los pobres que la sufren, ni en los negociantes de la salud y de la cosmética que se enriquecen con esto, sino algo mucho más esencial a la cultura que vivimos, como es la actitud realista u objetivista opuesta absolutamente con la actitud inmanentista o subjetivista, porque amabas actitudes son irreconciliables produciendo conductas opuestas, culturas opuestas, y lo que es más grave morales opuestas.

El realismo lleva a la madurez de la familia en el matrimonio.

La realidad del ser humano, busca amar y ser fecundo en los hijos es lo que da sentido a la sexualidad y plenifica al ser humano.

La madurez -el dejar atrás la adolescencia- se manifiesta en el amor real, respetuoso, fecundo en los hijos y luchador por la fidelidad hasta la muerte, que lo manifiesta el matrimonio y la familia numerosa.

Amor y familia fundadas no en príncipes perfectos y princesas inmaculadas, sino en hombres y mujeres con defectos y problemas que hacen sufrir a los que aman, pero que se esfuerzan por mejorar, en virtud del amor que es mayor felicidad que el dolor que lleva consigo en toda convivencia. Esto es lo real, un compromiso ante toda la sociedad y ante las familias que se unen.

 

La inmanencia lleva a la permanencia en la adolescencia.

La inmanencia lleva a la inmadurez de nuestra sociedad, es una regresión a la adolescencia, irresponsable, rebelde y caprichosa cuando centra la búsqueda del amor en sí mismo y no en el otro como es lo natural.

Y en concreto cuando se rebela y no quiere tener una conducta adecuada con su sexualidad y desordenar su razón de ser.

El logro de la liberalización de la sexualidad en la actualidad, manifiesta esa irresponsabilidad propia del adolescente inmaduro e inexperto.

Cuando educamos a los jóvenes les enseñamos a cuidar las cosas y más cuanto más valiosas son. Si un auto, nuestra casa, etc. Porque nos cuestan mucho conseguirlas y entonces hay que cuidarlas y mantenerlas.

Y lo más valioso que tenemos después de nuestro espíritu, es nuestro cuerpo. Y el poder generativo es muy valioso, y su uso requiere de la responsabilidad correspondiente a su gran valor, y su mal uso es muy grave, porque jugar con el sexo es jugar con la vida y con la muerte siempre. Cuando se evita la vida con la anticoncepción y cuando se las cercena con el aborto.

Digo que se la cercena porque se puede matar el cuerpo, pero no el espíritu. … De la misma manera que se puede encarcelar el cuerpo, pero no al hombre que en su espíritu siempre es libre, como toda la historia lo ha comprobado.

 

El realismo lleva a aceptar a un creador y al espíritu desde la ciencia.

Los realistas, siguiendo la línea de Aristóteles, en un desarrollo creciente a lo largo de los siglos, en acumulación y profundización de su análisis, abarcarán toda la realidad, sin dejar nada fuera, intentando descubrirla tal cual como está allí, en el objeto de conocimiento, procurando no deformarla con la subjetividad del que la conoce. Y para ello tiene el recurso enorme del entendimiento, o inteligencia, para intentar no deformar con su subjetividad ese mundo real que está fuera de él. También podemos llamarlos objetivistas.

La consecuencia más importante del realismo es que abarca la dimensión inmaterial también, al no dejar nada de la realidad afuera del conocimiento. Y esto significa que estudia la realidad del ente creador -necesariamente inmaterial y de otra dimensión que se puede llamar espiritual-, y que se constata también en el ser humano, aunque incorporada, es decir en unión indisoluble de espíritu y materia.

Pero no lo dice desde la religión, sino desde la ciencia, porque además de aceptar el criterio positivista de la cuantificación de la materia, acepta el criterio científico de la investigación por las causas.

Criterio este último que permite acceder a la única explicación racional del origen de la realidad disponible.

 

El inmanentismo lleva a negar a un creador y el espíritu y queda en el superhombre y la mera materia.

Los inmanentistas, siguiendo la insinuación platónica del mundo de las ideas en su alegoría de la caverna y decididamente encauzado en el cogito cartesiano, plantean una clara opción por el sujeto en su interpretación personal de la realidad del mundo, dándole prioridad a lo que el -yo personal- interpreta de esa realidad, por encima de lo que el mundo le presenta, accediendo a negar la verdad objetiva y universal, para remarcar que la realidad es subjetiva prioritariamente. También podremos llamarles Subjetivistas.

La consecuencia más importante de la inmanencia, es la actitud antropocéntrica que requiere al hombre ser el creador de sí mismo y por tanto de la realidad, e impone por tanto la negación de un creador externo a sí mismo y una realidad inmaterial de otra dimensión que no sea la materia cuantificable, también en el hombre.

 

El realismo lleva a aceptar la moral objetiva de valor universal.

Los objetivistas, deberán buscar en las realidades relacionales entre los hombres, conductas que se inscriban entre lo que se podría decir, las más cercanas a la verdad del ser humano, porque lo llevan a su plenitud, que se podrían explicitar como: lograr la felicidad del amor y las máximas virtudes.

Y al aceptar a un creador como real, tienen un recurso extraordinario en el “decálogo mosaico”, como mostración desde afuera del sujeto, sobre lo que está bien o lo que está mal, precisando la naturaleza o manera de actuar propia del ser humano, concreción en el actuar de su misma esencia.

Un decálogo entendido como conclusión cienífica, no religiosa ni autoritaria, explcitadora o aclaratoria de qué conductas son óptimas para la plenitud del ser humano.

Es decir cómo es su esencia y naturaleza dadas por alguien otro, externo al sujeto y que el sujeto tiene que lograr descubrir y aceptar, libremente porque si no fuera libre, no tendrían sus actos valor moral, como evaluamos que sí lo tienen.

 

El inmanentismo lleva a tener una moral subjetiva, propia de cada uno, lleva al relativismo moral y a la confusión.

Los subjetivistas, deberán decidir conductas que se inscriban como las más cercanas a la verdad de cada uno de los seres humanos, porque al negar una verdad acerca del ser humano o de cualquier realidad del mundo con valor universal, cada sujeto tendrá “su verdad”, y en la valoración del actuar respecto a lo que está bien o mal, ningún sujeto podrá ser más que otro para imponer “su” verdad, ya que primará la libertad que cada uno tiene para que su actuar sea ético.

Y al no aceptar un alguien otro, superior a los sujetos humanos, creador de los mismos, nadie puede ser reconocido superior a los demás, como para aceptar que diga qué es lo que está bien o está mal, con lo cual se produce una situación de amoralidad de hecho, o un relativismo moral.

Teniendo como mejores recursos, los jueces y los tribunales de jueces superiores, y aún los parlamentos democráticos, en ambos casos elegidos por votaciones, cuando no directamente los gobiernos autoritarios directamente. En todos los casos dándole prioridad a la subjetividad.

Todo con las consecuencias del lógico desorden y relativismo moral y social que esa anarquía moral tiene como producto. Una moral regida por la opinión y la política y por tanto cambiante, y no por la verdad objetiva.

 

El realismo lleva a aceptar la vida humana desde la concepción y así lo corrobora la ciencia y el sentido común a lo largo de toda la historia.

El subjetivismo lleva a negar la vida humana desde la concepción, sin ningún fundamento científico, solo por razones de conveniencia subjetiva.

El realismo organiza la vida en torno al amor, sin dejar a nadie afuera.

Entonces el reconocer la gravedad del homicidio agravado por el vínculo que lo convierte en filicidio, en justicia y en verdad, debe penar el hecho, pero revertiendo lo negativo en positivo, conteniendo y haciendo docencia con el padre y con la madre, y en primer lugar con la víctima, registrando su identidad tanto en los abortos naturales como en los provocados y dándole el servicio mortuorio adaptado a su condición que corresponda, como a toda persona fallecida y su realidad y dignidad de espíritu inmortal.

Los varones aborteros, que den la cara.

Porque somos más responsables que las mujeres de la realidad del aborto, especialmente cuando se lo exigimos o sugerimos, con el agravante que la gran mayoría o por lo menos muchos, se desentienden de la responsabilidad de sus actos, abandonando a la mujer. O por lo menos tenemos la misma responsabilidad compartida.

Y ahí todos nos quejamos de la corrupción de los gobernantes, y de los corruptores de las empresas privadas, y si pudiéramos averiguarlo, seguramente comprobaríamos que esos corruptores también han corrompido su sexualidad.

 

El subjetivismo organiza la vida en torno a la conveniencia propia.

El fenómeno de mujeres promoviendo una ley por aborto, y los gritos y agresiones a la religión que las contradice, son los gritos de la angustia de la culpa, que quieren acallar con la confirmación legal, de lo que en realidad están haciendo mal, como si así pudieran acabar con ella.

Sostenidas por este subjetivismo filosófico que las fundamenta, y que les dice que su verdad es superior a la verdad universal y real del objeto, verdad que no pueden aceptar ni soportar.

Subjetivismo filosófico que lo concreta la “ideología de género”, un muy claro exponente de esta actitud cultural. Además de ser un vehículo premeditado por el presidente Reagan y desde los centros de poder económico como medio de control de la natalidad. Los Rockefeler y los demás personajes, financian en concreto todas las ONGS que se ocupan de difundir la ideología de género e implantarla en la educación y en la salud con enormes cantidades de dinero a nivel de las Naciones Unidas, Unicef, etc.

 

La increíble consecuencia del final de nuestra cultura, de la mano de este inmanentismo.

Está demostrado que la cultura europea desaparecerá en pocos decenios de la mano de la falta de nacimientos y se convertirá en musulmana por la simple inercia de los nacimientos, y en Buenos Aires donde prima un nivel cultural que es captado por estas ideologías, vamos en el mismo sentido de pérdida de nuestra cultura e identidad nacional.

Evitar los nacimientos y más aún facilitar o promover el aborto, es criminal con nuestros hijos y es perder patria real, pueblo, que es nuestra mayor riqueza, fortaleza y mejor realidad.

Nuestra única salida de futuro es promover familias felices y numerosas en hijos si queremos aspirar a conservar nuestra patria e independencia nacional.

May 042018
 

Peronismo en Verdad participó

de un encuentro importante en un momento inquietante de Devaluación.

Este fue el afiche de convocatoria, amplia y que muestra  la voluntad de trabajar juntos

Y la reunión se realizó en el local del centro Cultural Simón Bolívar a cargo de Emilio Ribera, Secretario General del PJ de la Comuna 7.

La presentación de Zaffaroni comenzó por la descalificación del sistema judicial argentino, mostrando sus falencias como graves e ineficaces,de manera que requiere una reestructuración muy grande y profunda. Lo que queda muy a las claras con la gestión contradictoria de los jueces en sus distintas instancias,entre otras  cuestiones.

Se puede sintetizar su propuesta en realizar una reforma constitucional, o una nueva Constitución, fundamentando contundentemente por la falta de democracia real y  ausencia de federalización, y ser vehículo eficaz para la manipulación y dominación del pueblo. De tal manera que denominó sin dudar, estar viviendo un proceso claro de nueva dominación, “nuevo virreinato con este gobierno” por supuesto que al servicio del rey dinero o empresas multinacionales de poder económico, que en los hechos han desplazado a la política del poder en los estados.

Todos lo aplaudimos mucho y básicamente estamos de acuerdo con la propuesta,

sólo le faltó referenciarse -para nuestro gusto-, en la constitución violada de 1949.


Luego fue el turno de Amado,

a quien Javier Ribera lo presentó parafraseando el amor con su nombre,

y también fue muy aplaudido y coreado desde su llegada.

En su exposición, mostró y demostró el plan de desguace del Estado nacional para postrarlo en la indefensión y debilidad, de manera de ser fácilmente dominado por los extranjeros, reduciendo todos nuestros poderes propios.

Su propuesta se puede sintetizar en continuar pensando y madurando un programa de gobierno para reemplazar al actual en diciembre de 2019, pero entre todos y desde abajo hacia arriba, logrando resolver el cómo y el para hacer qué. Estando preparados para ser un eficaz reemplazo.

Y al igual que Zaffaroni, también subrayó que la propuesta debe ser para nuestro pueblo y para todos los pueblos latinoamericanos, otra actitud en la que estamos claramente de acuerdo, y de la que hizo una autocrítica del gobierno en que participó.

 

 

May 032018
 

RUIDAZO DEL MIÉRCOLES 18 DE ABRIL EN BUENOS AIRES.

 

Peronismo en Verdad estuvo en el ruidazo,

compartiendo ruidos de cacerolas , silbatos y cohetes,

con los compañeros de la Agrupación OCTUBRES

que convocaron en la esquina de Cobo y Curapaligüe en pleno Bajo Flores.

El afiche de convocatoria.

Vista parcial de la concurrencia cortando el tránsito a las 2,30 horas.

Haciendo ruido con lo que se pueda,

el compañero Silvio de la agrupación 26 de octubre a la derecha,

en el centro el compañero Nico Reyes de Octubres

y a la izquierda Antonio Puga de Peronismo en Verdad.

Videos, Slideshows and Podcasts by Cincopa Wordpress Plugin